Ramiro Tejada: hablar con los edificios, las palomas y uno mismo