Elkin Obregón: la nostalgia del caminante