Carlos Ciro Velásquez, las palabras